Triste adiós

Triste amor,

lluvia en el corazón,

adiós infinito

de un hasta luego bello y bonito.

Amiga de la amargura

de esta enfermedad

que no tiene cura,

ni sentido sin vanidad.

Triste adiós

como pobre es mi vida,

sin un aliciente ni chispa

de aliento sin condición.

No quiero recordar el mañana

ni el ayer, ni el hoy,

donde este mundo triste

vague por las nubes

grises de San Francisco,

donde el triste amor

siga dando lento y pausado

ese triste adiós enamorado,

ese insostenible temor

de quien teme lo que no conoce,

de quien fluye por el río de su vida,

de quien debe mirar atrás

para ver amanecer

un día triste y un adiós.

Perteneciente al poemario: Muñeca de porcelana

Visita la página del autor:

Óscar Gonzalez Pardo

By |2018-01-18T14:45:21+00:00enero 18th, 2018|Poesías Alféizar|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.