Engagement en redes sociales

Haz orgánico tu perfil literario

Para quienes se dedican a las plataformas digitales de manera profesional, el engagement en redes sociales es uno de los dolores de cabeza que más problemas causa. Este “engagement” es un compromiso que tiene toda marca que esté en el mundo 2.0 con sus seguidores. Si queremos traducirlo o usar otra palabra, entonces estamos hablando de interacción.

Este término es muy utilizado en el mundo digital y, si lo que buscas es generar interacción para tu perfil literario, debes centrarte en la creación de contenido de valor.

Si haces eso, los comentarios, likes, compartidos, entre otras muestras de intercambio por parte de tus seguidores vendrán (casi) solas.

Alcance orgánico para contenido literario

El alcance orgánico, que forma parte del engagement en redes sociales, es el número de usuarios únicos que ven tu contenido en su feed  o visitan tu cuenta de forma natural sin la necesidad de que tú, como generador del contenido literario, pagues publicidad para ganar exposición.

Al contrario de lo que muchas personas creen, el engagement en redes sociales sigue y debe seguir siendo orgánico. Para algunos ya desapareció y piensan que ahora deben invertir en publicidad para lograrlo; sin embargo, es un mito. Todavía es posible generar respuestas de forma natural a pesar de los cambios del algoritmo.

Por estas razones tu perfil literario debe basarse en la interacción y nada más. Conecta con tu público de lectores o escritores, eso hará que se sientan identificados y quieran entablar una conversación contigo.

¿Qué debes hacer para aumentar el engagement en redes sociales?

No existe una guía secreta que te asegura generar miles de likes o comentarios. Sin embargo, puedes seguir algunos consejos o trucos que te ayuden a aumentar tu interacción. Estos consejos pueden funcionar mejor en una red o en otra. Recuerda que los públicos son distintos en cada plataforma. Por eso conseguir reacciones no es trabajo de un día para otro.

Instagram no actúa igual que Facebook, por ejemplo. Constantemente dicen que Instagram es la red de lo visual, entonces enfócate en cómo traducir tu contenido a formato de imagen o video. Facebook es la red de contenido masivo, instantáneo y participativo. Debes enfocarte en crear contenido que la gente quiera compartir con otros.

Publica contenido de valor

No te dediques a producir contenido por producirlo. Las personas se dan cuenta de esto y lo poco que logras en un mes, puedes destruirlo en días. Tómate un tiempo para investigar, relacionar, ver qué le gusta a tus seguidores. Por ejemplo, si tu cuenta es sobre libros clásicos, no escribas una reseña o una frase vacía. Es mucho mejor que pienses bien el contenido.

Usa este truco: escribe por la noche lo que vayas a publicar. Luego acuéstate a dormir. La mañana siguiente levántate y vuelve a leer lo que escribiste. Si todavía te convence y no quieres cambiarle nada, entonces es un buen contenido, porque te gusta a ti y eso le vas a trasmitir a tus seguidores. Si pasa lo contrario, modifícalo tantas veces como sea necesario. Hasta que, para ti, esté listo para salir.

Publica regularmente

Publica cada vez que tengas buen contenido. Si por ejemplo tienes una reseña de un libro que no quedó como te hubiese gustado, pero resulta que hoy debes publicar algo porque siempre publicas el mismo día, es mejor que no lo hagas. Evita perder ese contenido. Mejor trabaja en reforzarlo y lo subes cuando esté listo.

Publicar regularmente no significa publicar porque es hora, significa que debes preparar contenido con mucho tiempo de antelación, para que nunca te quedes sin él y que esté listo cuando deba estarlo. El tiempo y la organización son factores fundamentales en las redes sociales. Mucho más cuando lo que buscas es generar contenido de calidad para tus seguidores.

Usa llamadas a la acción

Invita a quienes te leen o ven tus publicaciones a realizar alguna acción siempre. Si estás en Instagram y publicas una imagen con la frase de un libro, invita a los lectores, por ejemplo, a comentar cuál es su frase favorita. Cuando lo hagan, respóndeles. Así sabrán que los lees.

Por otra parte, tenemos Facebook. Allí es mucho más fácil hacer un contenido viral. Invita a tus seguidores a compartir, pero no de forma directa. Si lo haces creerán que es una orden. Si, por ejemplo, publicas tips para concentrarte en las lecturas tu llamada a la acción podría ser “¿Estos consejos te ayudaron a retener mejor lo que lees? Ayúdame para que estos tips lleguen a tus amigos y también puedan usarlos”.  No fue explícito el verbo “compartir”, pero los seguidores entenderán cuál es la forma de hacerlo. De eso se trata el engagement en redes sociales: generar un enlace con tus seguidores.

Cuenta experiencias

Las experiencias siempre conectan con el público. Cuéntales si fuiste a una conferencia, al bautizo de un libro, o si asististe a la firma de alguno. Incluso puedes añadir toques de humor. Siempre muestra tu personalidad.

Puede que no cuentes tu día a día, pero dentro de tu trabajo, hay muchas cosas que se pueden compartir. Muestra lo que haces, tu trabajo, tus experiencias como escritor, comparte ideas y opiniones. Por ejemplo, publica un video donde enseñes el proceso de escritura de un libro: las correcciones, el workflow, las maquetas y tus esquemas de ideas. Muestra lo interesante de tu nicho. ¡Haz tu contenido interesante!

Conclusiones

Vincula las emociones para conseguir engagement. Tu contenido puede lograr eso. ¿Cómo lo hace? Pues siendo contenido de valor, investigado y bien pensado. No publiques por salir del paso, es uno de los errores más graves. Y más en un nicho tan delicado como el de la literatura. Por eso lo más importante es que escuches a tu público. Él siempre te dará las señales de lo que quiere consumir. Si lo haces, entonces sabrás qué les gusta y qué hará que tengas engagement en redes sociales.